Mascotas: de Willie a Zabivaka

Se volvió una tradición que en cada Copa del Mundo se destaque una figura caricaturesca, que represente la cultura y costumbres del país anfitrión en donde se organiza el certamen. A partir de 1966 las mascotas llegaron para complementar a los típicos logotipos, faltos de alegría, que no cuentan con la capacidad de divertir a niños y aficionados, como si lo haría un personaje que toma vida para representar a millones de personas.

A continuación un repaso por las diferentes mascotas mundialistas, que van desde animales, niños y dibujos abstractos, hasta seres de otros planetas, los cuales se convirtieron en embajadores de sus naciones ante el mundo.

WILLIE 1966

Imagen 1 De 14

La primera mascota del Mundial fue un león que vestía una camiseta con la bandera del Reino Unido. Este felino futbolista fue diseñado por el ilustrador Reg Hoye, representando la idiosincrasia, nobleza y linaje de los ingleses. Willie fue un éxito total para la venta comercial de productos, aunque casi pierde su protagonismo frente a un perro doméstico (Pickles) reconocido por ayudar a recuperar el trofeo Jules Rimet cuando fue robado, antes de iniciar la Copa del Mundo.